Universidad y sociedad: Entrevista a José Carlos Aranda

El II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016 – 2021 promovido por la Junta de Andalucía ha levantado la polémica de nuevo en cuanto al lenguaje sexista. En el plan se establece que en los centros educativos andaluces se deben erradicar cierto lenguaje sexista como por ejemplo en vez de decir alumnos, decir alumnado para así acabar con la desigualdad. Esto ha tenido opiniones a favor y en contra desde todos los sectores. Para tratar esta problemática, tenemos con nosotros a José Carlos Aranda Aguilar, Doctor en Filosofía y Letras y Doctorando en Ciencias de la Educación, profesor en la Universidad Loyola de Andalucía, Académico de la Real Academia de Córdoba y premio Centinela del Lenguaje 2015 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.

Apuntaba que este plan entre en conflicto con las normas de la RAE, en principio por unas afirmaciones categóricas del leguaje que no tienen fundamento lingüístico. “Pero es algo difícil de tratar porque choca con la sensibilidad que cada uno de nosotros tenemos por qué entendemos por determinadas expresiones. No podemos evitar que alguien cuando se utiliza el masculino genérico sienta una especie de agresión porque siendo mujer se sienta excluía de la expresión” esto se recoge en el documento y afirma que esto es algo recurrente y tiene más de 20 años, lo que lleva a preguntar por qué se sigue insistiendo en este tema.

En cuanto si el lenguaje es tan importante para erradicar la desigualdad apuntaba que no “porque si nosotros tuviéramos que aplicar las directrices que emanan de estos documentos sería imposible hablar, porque atenta contra un principio básico de la lengua que es la economía del lenguaje”.

El académico, apuntaba que no se puede forzar un uso determinado del lenguaje por medio de normas y leyes “la lengua es un organismo vivo que nos pertenece a todos, como decía Saussure, que es social pero no nos pertenece a nadie de forma individualizada. De hecho desde la RAE, con su lema lo que hace es dar orientaciones para coordinarnos, lo que hace es como el notario que da fe de que un uso determinado se produce en la lengua, está normalizado y es correcto”.

Recalcaba que también estamos hablando de un bien social que es algo tan importante que sirve de aglutinador a más de quinientos millones de hablantes en muchos países del mundo. “Entonces hablar de imponer leyes en la lingüística muestra desconocimiento” subrayaba.

Sobre lo que propone el documento de la Junta de Andalucía, el problema es que basándose en premisas que son ciertas se extrae una conclusión falsa y sesgada de la realidad. “Hay premisas que son ciertas y que ninguno discutiríamos por ejemplo que existe discriminación salarial, que el acoso sexual es un problema, que existe la violencia machista, que existen comportamientos verbales machistas son ciertos, etc. Pero el problema es que se saca una conclusión falsa es que quien no utiliza el lenguaje previsto en esta norma, automáticamente se convierte en machista. Porque yo no imagino a una madre o padre de familia llamando a los niños, niña y niño a cenar” anotaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s